Percepción de la realidad

Vivimos en un mundo en el que hay cosas que duran mas que otras, cosas que cambian de estado y otras que dejan de existir. Un Universo cuyo componente principal es la materia y su motor es la energía, una sociedad en la que todos quieren lo mejor para si mismos, algunos quieren lo mejor para todos y unos pocos quieren lo mejor para otros. El tiempo nos parece una linea recta, un camino de un solo sentido una sola dirección, la vida es un viaje que se acaba cuando nuestro organismo falla, porque todos los organismos fallan, nada dura para siempre, ni siquiera el Sol, esa enorme bola de gas que da calor a nuestro planeta.

Todo lo anterior corresponde a una descripción de la realidad ¿O no? No, es solo una percepción de la realidad, mi percepción de la realidad, para otras personas, la vida en Tierra es un estado y la muerte una metamorfosis a otra vida. Para otras personas, materia y energía no son tan diferentes y para otros la realidad es tan distinta que el que las cosas se transformen es considerado una ilusión y el tiempo no es algo en lo que nos encontremos atrapados, sino que corresponde a otra dimensión de existencia.

Leer más de esta entrada

Anuncios

¿Qué nos diferencia de los animales?

2401080252_a634235129_o

El hombre, la especie homo-sapiens siempre ha tenido la idea de que es especial, diferente al resto de los animales, hoy lo sigue creyendo, aunque sabemos ya que somos también animales, primates en especifico, pero ciertamente diferentes a los demás, lo que podemos ver es el resultado de esa diferencia, somos especímenes rarísimos en comparación al resto de las especies del reino animalia. Pero, ¿en donde está la diferencia? ¿Que nos separa de los salvajes animales que solo se alimentan y se aparean?

Bueno, pienso que la respuesta varia según a quien le preguntemos. Por ejemplo, un maestro diría que nuestra inteligencia es lo que nos separa de los animales, pero esto cae sobre una cuestión cuantitativa, ya que los animales también posen inteligencia, de hecho, algunas especies de pájaros y cetáceos tienen cerebros muy desarrollados y su inteligencia se ha podido comprobar poniéndola a prueba con problemas lógicos y hasta matemáticos. No necesito hablar de los primates y sus herramientas, demostraciones claras de inteligencia activa.Un sociólogo diría que es la moral, pero los animales sociales necesitan códigos morales y no solo jerárquicos para sobrevivir, los leones y los gorilas por ejemplo. En este caso, su moral difiere de lo que la mayoría de los humanos podríamos llamar “moral” en el sentido de la bondad, pero la tienen. Así, podemos seguir con argumentos que nos sitúan aparte del resto de los animales, orientados por la idea que cada quien tiene sobre qué es un humano.

Leer más de esta entrada

“Sé que no me van a convencer”

Sorry-Mind-Closed-Until-Futher-Notice

“Dime uno para meterme y discutir aunque sé que no me van a convencer ni yo a ellos”

Lo dijo un amigo mio refiriéndose a foros ateos de los que le hablé.

¿Que podemos ver en esta frase? Aparte de que es una frase francamente acertada ya que en motivos de religión, nadie se pone de acuerdo, hay otra cosa, una predisposición a no cambiar de opinión. ¿Tan malo es admitir que uno está equivocado? Este comentario hace evidencia del candado presente en la mente de muchas personas, especialmente religiosos y da por hecho que sea cual sea la evidencia o argumento que le muestren, no cambiará de opinión. Ahora, como dije, la cita es franca, pero que tal si la cambiamos por algo del tipo “Digan lo que digan, nunca aceptaré mi error” Es la misma base y se escucha mucho peor. La incapacidad de cambiar de opinión es un defecto grave que todos los humanos poseemos, pero se acentúa cuando se mezclan cosas religiosas o de interés personal.

Es triste porque la dijo un amigo que aprecio y de hecho es inteligente, verlo decir esas cosas (y otras) me convence del daño que ocasionan las religiones (De lo que hablaré en otro post)

Finalmente, para no ser discrimitativo, tiene razón tambien en la parte de los ateos, hay unos que son tan cerrados que parecen religiosos.